PACTO CON EL DIABLO

El “Diablo “era el Ángel más bello y querido por Dios, su posición era la más privilegiada de todos los seres angelicales que Dios creó.

En un primer momento el creador le dio el nombre de Lucifer, que significa portador de la luz.

Lucifer se revelo contra su creador por envidia y sed de poder, desde entonces se le cambio el nombre por el de Satán, aunque según la religión a la que pertenezcas le podrás conocer con diferentes nombres (Satán, Lucifer, Belcebú, Demonio, Diablo, Príncipe de las tinieblas …).

Este ser es asociado directamente con el mal, ya que él fue el “creador” de dicha cualidad, él fue quien envenenó la mente de Eva, haciéndole comer la manzana del árbol prohibido y por consecuencia que Dios la expulsase a ella y Adam del paraíso y condenase a la humanidad.

En el mundo hay dos tipos de personas, las de alma blanca que siguen la doctrina de Dios y su misión en el mundo es hacer el bien y las llamadas almas negras, estas son seguidoras de Satán y su misión en el mundo es hacer el mal.

Estas últimas personas suelen utilizar la magia negra para invocar a Satán, también suelen hacer pactos demoniacos para poder conseguir poder ante los demás.

Dato de interés:

El número asociado al Diablo es el 666.

invocar-a-satan Pacto con el Diablo

COMO INVOCAR A SATÁN:

De todas las invocaciones satánicas esta es la más conocida ya que todo el mundo conoce de la existencia de este ser y su gran poder de maldad, aunque muy poca gente sabe cómo invocarle.

Solamente la gente que vive en los mundos oscuros y trata temas de magia negra suele conocer el ritual utilizado, aunque si tú tienes interés en ello, siempre podrás consultar libros como: “Libro de Thot”,”Las Clavículas de Salomón “entre otros.

En estos libros puedes tratar temas de como pactar con el Diablo, como invocar a Satán, que es un pacto Demoniaco, entre muchos otros temas que tratan sobre magias y artes oscuras.

Hay mucha gente que trata estos temas en modo de mofa, pero no se da cuenta de que “jugando con fuego te sueles quemar”, y estos temas no son para tomarlos a risa ni mucho menos.

El Diablo, es un ser malvado el cual intentará embaucarte y llevarte por el mal camino, te prometerá todo lo que tú quieras, te dará poder, te hará ver que te puede ayudar a conseguir todo lo que desees…, pero todo tiene un precio, y el precio a pagar en este caso es tu alma, la cual le pertenecerá a él por el resto de los siglos.

RITUAL PARA INVOCAR A SATÁN:

Utensilios:

  • Paños negros suficientes para cubrir una habitación entera.
  • Dos cirios.
  • Un tridente.
  • Una mesa de tres patas.
  • Un cráneo humano.
  • Cerillas.

Preparación:

Enciérrate en una habitación cubierta de paños negros, totalmente a oscuras y con una mesa en el centro de tres pies como único mueble.

Coloca en el centro de la mesa dos cirios encendidos y un cráneo humano.

A continuación  desnúdate por completo y coloca la mano izquierda sobre el cráneo, con la mano derecha deberás sostener un tridente un tridente.

Invocación:

Mirando hacia el techo recita las siguientes palabras:

Rey de los infiernos, poderoso señor a quien el mundo rinde culto.

Tu que dominas desde los antros tenebrosos del infierno hasta la superficie de la tierra y sobre las aguas del mar.

Tu espíritu infernal todo lo puede. Yo te adoro, te invoco, te pido y exijo, después de entregarte mi alma para que de ella dispongas, que abandones las regiones infernales y te presentes aquí dispuesto a concederme lo que te pida.

Rey de los infiernos, de todo corazón y con el alma condenada te entrego mis tesoros, mi dicha entera sí accedes a mis ruegos.

Ven a mí, rey y señor, soy tu siervo, ninguna imagen u  objeto religioso hay en mi casa.

Rey de los infiernos, preséntate sin temor a ser desobedecido, desciende, penétrame con tu luz, lanza tu sombra majestuosa sobre tu esclavo.

Maldito, maldito, maldito sea el día en que sobre mi cabeza derramaron agua bendita.

Satán mi rey, Satán rey de los reyes, soy tuyo y quiero ser tu esclavo.

Satán, mi rey y señor, invoco tu presencia ante mí.

 

Una vez termines de recitar esta oración dibuja un triángulo en el aire con tu tridente y el Diablo aparecerá sobre las tres líneas del triángulo.

Túmbate en el suelo boca abajo y pide tu deseo y él te lo concederá.

Ten mucho cuidado y siempre habla con respeto a este ser, nunca le mires directamente y no le hables en voz alta cuando el té pregunte, sino hazlo mentalmente el té oirá igual.