Hay diversos síntomas que podemos detectar y nos ayudarán a saber si somos víctimas del mal de ojo. Los síntomas pueden ser muy diferentes según la persona afectada, y también según la persona que haya provocado este mal de ojo.

Los más pequeños, cuando sufren este mal, lo manifiestan a través de llanto incontrolable, mal del sueño, pesadillas, erupciones en la piel y vómitos. Como veis, el mal de ojo puede provocarte verdadero malestar.

En jóvenes y adultos, los síntomas son similares pero la edad nos permite controlarlos algo más y que el daño provocado sea menor. La pérdida de apetito, escalofríos e incapacidad de concentración, unido al insomnio, son los síntomas que podemos encontrar. A esto, añadimos rachas de “mala suerte” con accidentes, pérdida de dinero o complicación de relaciones.

Todos estos síntomas provocan malestar, nervios, miedo y agitación. Los primeros síntomas son psicológicos, y se trasladan a otros físicos, como mareos, dolores de cabeza y opresión en el pecho, unido a presentimientos negativos.

Los síntomas psicológicos ocupan la mente del aojado (persona que sufre de mal de ojo). Esto le priva de la capacidad de actuar de forma habitual por su propia voluntad. El poder del mal de ojo puede ser muy grande, llegando a debilitar a la persona que lo sufre, hasta el punto de limitarle para ingerir bebidas o alimentos. De esta forma, a través del daño psicológico el mal de ojo se apodera de ti, haciéndote cada vez más daño.

A parte de estos síntomas derivados en hechos físicos, el mal de ojo puede centrarse en la parte psicológica, llevando a la persona que lo sufre a padecer alucinaciones e incluso cuadros de depresión. Esto debilita a la persona, dejándola desorientada, puesto que es difícil que un cuadro depresivo sea asociado a este hecho.

Es difícil saber si tus dolencias son provocadas por el mal de ojo puesto que los síntomas que producen son fácilmente asociables a otros hechos. Sin embargo no te librarás de ellos hasta que el mal de ojo no desaparezca.

No dudes en consultar conmigo si sufres de mal de ojo, y te liberaré te lo que te atormenta.

Dejemos a un lado las malas energías y atraigamos la suerte juntas.

Deja un comentario