Hablar sobre el mal de ojo es algo habitual. Estoy segura de que a muchas de vosotras, en vuestro entorno, os han hablado sobre él.

A mí personalmente es un tema que desde siempre me intriga, capta mi atención, y por ello me especialicé en él. Sobre todo, llama mi atención el hecho de que alguien pueda realizar un mal de ojo sobre ti sin ni siquiera saber que lo ha hecho. Por eso, cada caso al que me enfrento es un reto y me siento orgullosa de poder ayudaros.

Os voy a contar qué es el mal de ojo. Para ello, tenéis que saber que hay personas que son más sensibles a transmitir energía que otras. Personas que poseen un don, como el de la videncia en mi caso, y que saben usarlo. Algunas de estas personas, en lugar de usar su don para ayudar a otras, lo hacen de forma negativa, y es aquí cuando entra el juego el mal de ojo.

El mal de ojo es una situación, física, mental y emocional, que viene provocada por una persona más sensible a transmitir energía, por una persona poderosa. Estas personas consiguen una mayor efectividad al transmitir energía que la que conseguiría otra persona que cree menos en sí misma o ha trabajado en menor medida su capacidad. Lo más importante es lo que pase por tu mente, y si tú crees firmemente que tienes capacidad para transmitir energía, lo conseguirás.

Del mismo modo, las personas que no creen en el mal de ojo no aceptarán que están sufriendo sus efectos aunque así sea, y atribuirán su racha de mala suerte o sus síntomas a otros motivos.

Tener más fuerza y creer en ti te permitirá estar más protegida frente al mal de ojo. Sin embargo, si eres una persona triste, decaída y con poca fuerza emocional, el mal de ojo puede afectarte en mayor medida y hacerte más daño.

En muchas ocasiones, el mal de ojo se realiza por envidia, celos o por odio a una persona. Hay veces en las que estos sentimientos negativos son tan fuertes y se encuentran tan centrados en una persona, que es capaz de lanzar un mal de ojo a otra persona sin ser consciente de ello, como os decía al principio. La envidia planteada de forma positiva puede denominarse admiración. Habrá quien manifieste admirar a otra persona cuando en realidad la envidie y no le desee bien alguno, por lo que estaremos ante una situación de celos escondidos que también puede derivar en el mal de ojo.

Lo mejor que puedes hacer para asegurarte de que tus situaciones difíciles son causa de un mal de ojo es consultarlo con una profesional, y yo estaré encantada de solucionar tus dudas.

Dejemos a un lado las malas energías y atraigamos la suerte juntas.

Deja un comentario